La decisión de la jefa de cabina, que así se define en todo momento, y lo regalos originales para bodas online repite en varias ocasiones, dando la sensación de que se siente a gusto con el cargo y especialmente con su actitud, es que debo abandonar el avión, cuestión que.
16Ago/12 1, si no quieres que te maltraten, no vueles con Ryanair.
No recuerdo que haya insultos, pero sí que una discusión subida de tono por ambas partes.Es evidente que.Me place constatar y poner de manifiesto el comportamiento ejemplar de nuestras fuerzas de orden público, aunque me gustaría saber si la policía alemana, en un aeropuerto alemán, con un ciudadano alemán y un avión extranjero habría actuado igual o habría intentado interceder a favor.Es aquí donde aparece el primer problema, que consiste en que hemos olvidado en casa uno de los carnets de familia numerosa de los hijos miembros de la familia.Entretanto, se producen intervenciones de diferentes personas de la tripulación para solucionar el problema, y finalmente la propuesta de la arrogante jefa de cabina es que si me disculpo puedo viajar, pero que si no lo hago, no puedo viajar.Este escrito en el que se expresan las dos experiencias vividas con Ryanair, está hecho con la intención de darle la mayor divulgación posible, para que se conozca cómo actúan algunas personas, quizá demasiadas, en la citada compañía, lo que quizá pone de manifiesto que.Michael OLeary, cuyos comportamientos indecentes son sobradamente conocidos (verbigracia, mofa y desprecio a empleados de Spanair ya no podrá enriquecerse más gracias a mi dinero por aportaciones mías voluntarias, el dinero que me han robado al no devolverme el importe del billete que no pude.Ryanair y sus representantes se erigen en señores feudales, que ahora te castigan y ahora te perdonan.Creo que la actuación de los dos guardias civiles ha sido correcta, han tenido que cumplir con su obligación ateniéndose a las normas de navegación aérea, si bien en el coche me han reconocido que no es la primera vez que sucede algún tipo.La susodicha jefa de cabina, a partir de ese momento actúa de forma innecesariamente autoritaria y desconsiderada, donde a mí que debo haber cogido como unos.300 vuelos, nunca me había pasado, me increpa, me levanta la voz, no tiene ningún recato en hacerlo delante.Dejo para su conciencia, que por una actuación caprichosa, hayan obligado a que un padre deba abandonar el avión y que sus hijos, dos de ellos todavía pequeños, debieran de viajar solos y a que su padre se lo llevara la Guardía Cívil del avión.Gracias a que somos familia numerosa aprovechamos el descuento del 5 que Ryanair hace en el importe de los vuelos.Como a grandes males, grandes remedios, y cuando estás ante choricetes del siglo XXI que deciden tomarse la injusticia por su mano, hay que obrar en consecuencia, decidimos acudir a la puerta de embarque, donde gracias a la mala organización de la compañía, no nos.Para el piloto del avión y para la jefe de cabina, solo puedo expresar rencor y mis peores deseos individualizados en sus personas, los deseos son libres y la libertad de expresión debe permitir que yo así lo haga.Insisto en que yo no voy a abandonar el avión y que en todo caso que llamen a la policía.Ante dicha propuesta de la condescendiente jefe de cabina me encuentro ante un dilema y es que viajo con tres hijos míos, uno de ellos mayor de edad y los otros dos menores.Por cierto, no voy a presentar ninguna demanda judicial contra Ryanair, sería largo, costoso, tedioso, pero si me gustaría que lo hiciera Ryanair contra mí, aquí les estoy esperando, sería una bonita experiencia, me encantaría repetir una experiencia de mini David contra super Goliat,.Conclusión, no puedo disculparme, no debo disculparme, siento mucho todo el conflicto generado, no por mí, ni por los individuos que han intervenido en la discusión, sino especialmente por el mal trago que les he hecho pasar a mis hijos que no se lo merecen.Pues bien, nada de ello es aceptado por la compañía de navegación aérea, ni en el mostrador de entrega de equipajes, ni en la oficina de atención al cliente del aeropuerto, cuestión que de forma resignada aceptamos, asumiendo nuestro error por haber olvidado el citado.Lo más conveniente o práctico habría sido disculparme, y ya en el aeropuerto de Barcelona expresarle al piloto del avión y la jefe de cabina, mis mejores deseos y calificaciones hacia ellos y hacia sus familiares más próximos, pero eso habría sido una cobardía.A la vista de lo expuesto en el apartado anterior, sin dirigirme directamente a la citada azafata, le indico a mi hijo, que a lo mejor hasta se nos han cargado la pantalla del ordenador, lo que genera que la supuesta, hasta entonces no identificada.



Nos indican que al no llevar el carnet de familia numerosa la persona que no lo presenta, uno de los hijos no puede volar.


[L_RANDNUM-10-999]